Aventuras de OhVideo X (A las puertas de las catacumbas).

Escrito por 1 No tags Permalink 10

A las siete menos cuarto de la tarde del sábado la sala de antiguos microprocesadores, como el resto, estaba bastante vacía. La mayoría de visitantes era del exterior de la capital y se encontraba haciendo turismo. Mezclados entre ellos, los jóvenes habían podido disfrutar, de paso, de un espontáneo tour a través de la exposición histórica de Isla Kachivache que, para su sorpresa, resultó gratamente asombroso. De hecho, OhVideo y sus amigos encontraron, sin pretenderlo, los primeros datos interesantes para su trabajo en la sala de proyecciones, donde se exponían los asombrosos artefactos que, más tarde, generarían los dispositivos cinematográficos pioneros en la maravillosa historia del cine: había juguetes con nombres rarísimos como el fenaquistiscopio o el zoótropo, que sobre un disco o un tambor cilíndrico contenían diversas figurillas y al girar creaban la ilusión del movimiento. Pero, sin duda, lo que más fascino a la pandilla fue la linterna mágica, artilugio antepasado del cinematógrafo que consistía en una cámara oscura con un juego de lentes redondas y un soporte giratorio en el que se veían diferentes transparencias sobre placas de vidrio. OhVideo había adquirido en el Sistema Metaverso una aplicación de realidad aumentada, que le permitía enfocar con la pequeña pantalla de su torso hacia algún punto y contemplar, sobre la imagen real, complementos virtuales que se mezclaban con ésta. Muy interesado por la linterna mágica, tomó un plano de la misma a través de su aplicación de realidad aumentada y un cuadro de información virtual se desplegó junto al vetusto dispositivo, revelando que en vida había compartido no sólo época con su bisabuelo, el marqués deCibelio, sino también estudios y aventuras. Aquella linterna mágica había sido la dama Katarina Von Megalethoscopen y participó en diversas expediciones junto a Sonorio deCibelio, buscando resolver los grandes enigmas de Isla Kachivache.

-Vaya, parece que ya tenemos una nueva línea de investigación –murmuró OhVideo entre la emoción y la incertidumbre.

-Vamos, el tiempo apremia –les instigó Videona, que visitaba el museo con su clase de superdotados una vez al mes y no compartía, en esos momentos, la fascinación del resto-. El museo cierra dentro de quince minutos.

Con premura, se dirigieron a la sala de microprocesadores separándose para no levantar sospechas. El guardia de la sección era, como los demás vigilantes, un viejo busca que se ponía a vibrar y enviaba un mensaje de alerta ante cualquier situación anómala. Videona trataba de mantenerse cerca de él, a su espalda, preparada para transformarse y cubrir a OhVideo cuando llegara el momento. El joven híbrido, por su parte, hacía todo lo posible por mantener en silencio a Bobina, que como mascota tenía prohibida la entrada al museo. OhVideo la había introducido clandestinamente dentro de un zurrón que llevaba colgando del hombro, simulando el bolso de un turista. Su presencia en la “operación museo” era fundamental, pues, contando con una cantidad infinita de celuloide, resultaba el soporte perfecto para registrar las grabaciones de Camarada y en ese momento albergaba en su interior los planos de las catacumbas. OhVideo notaba que el nerviosismo de Bobina, dentro del zurrón, iba en aumento y comprendió que no aguantaría un instante más. Afortunadamente, en ese momento Videona le hizo una señal indicándole que era el momento de su intervención.

videona ohvideo beeper kachivache

-Disculpe –se dirigió el joven híbrido guardia-, ¿podría informarme?… Eh… Esto…

-Dime, chico –respondió el busca-. ¿Necesitas algo?

-Sí, bueno, yo… -tartamudeó OhVideo, nervioso- Me preguntaba… Los mircopro… pre…

-¡Gruaaff! –ladró Bobina.

-¿Qué ha sido eso? –se alarmó el celador.

-Gruaaff –imitó el joven celular lo mejor que pudo, como si bostezara-. Qué cansado estoy… ¿Cree que podría descansar un rato sobre aquel sofá?…

Cuando el vigilante se giró en la dirección que le señalaba, Sonora, Eddyt y Camarada corrieron a esconderse dentro de tres viejos armazones mientras Videona cambiaba de forma y cubría a OhVideo por completo. Al volver la vista, el guardia sólo vio frente a él una carcasa de torre en la que, por cierto, nunca había reparado. ¿Había estado siempre allí? ¿Y dónde se había metido ese adolescente? Después de mirar repetidamente a un lado y a otro con incertidumbre, se rascó la cabeza, suspiró profundamente y, tras mirar la hora, decidió olvidar el incidente y se marchó de la sala cerrando las puertas. Entonces las luces se apagaron y Videona recuperó su forma original.

-¡Uf, ha salido bien! –exclamó- Aunque creo que le hiciste sospechar con tus balbuceos.

-Lo siento –se justificó OhVideo-, de repente me quedé en blanco.

sonora kachivache cpu old

Sonora, Eddyt y Camarada salieron de sus escondites al escucharlos. Con la emoción a flor de piel, los cinco jóvenes encendieron sus aplicaciones linternas y, seguidos por Bobina, se pusieron en marcha. Atravesaron a oscuras salas y pasillos guiados por Videona, que conocía cada recoveco del museo a fuerza de visitarlo con el colegio, y al poco rato se hallaban ante las puertas de los sótanos.

 

-Sí, una vulgar çerradura de gua’das movibles, como pude comprobar en inte’net –fanfarroneó Eddyt-. Pan comido pa’a mí.

El pincel se acopló al torso una herramienta ganzúa que llevaba en su zurrón y comenzó a manipular la cerradura parsimoniosamente. Se puso a canturrear una canción isleña mientras giraba la ganzúa para un lado y para otro. Finalmente, ¡clack! La cerradura cedió y Eddyt esbozó una sonrisa de satisfacción mientras empujaba suavemente las puertas.

-Adelante, amigos –dijo-. Ante u’tedes, los sótano’ del Museo de Hi´toria de Telekom.

A la luz de las linternas, unas largas escaleras se perdían en la oscuridad.

¿Qué sorpresas les esperan en las misteriosas catacumbas? ¡No te pierdas la próxima entrega de las aventuras de OhVideo!

Ilustraciones: Juan Vega
10
1 Comment
  • PabloFM
    abril 16, 2015

    Otro genial capitulo, sin duda el juego va ser muy divertido de diseñar con tan buen material. ¿No os parece?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *